Oficina de turismo_A Pobra do Caramiñal 2001

Siendo arquitecto municipal, se construyó un nuevo edificio que implicaba derribar la última casa marinera del frente marítimo de A Pobra do Caramiñal, perdiéndose la memoria histórica para siempre.

La normativa actual no lo permitiría, pero en aquel momento no había modo alguno de impedir tal derribo. Sugerí que se pidiese al constructor el desmontaje de la fachada de la casa, pieza a pieza, y depositarla en algún almacén municipal, para el futuro.

Años después, cuando ya no era arquitecto municipal, surgió la oportunidad de construir una Oficina Municipal de Turismo, y el nuevo Alcalde de A Pobra me encargó recuperar aquella vieja fachada de casa marinera y transformarla en el edificio que se ve en las fotos.

El edificio está dividido en dos cuerpos, claramente diferenciados y separados por un vidrio vertical:

  • La fachada a la Calle está construida con la mimética reconstrucción de la fachada que se recupera, sustituyendo únicamente las piezas deterioradas de madera, pero con las mismas piedras, en formación de mampostería de piedra, con el tejado en teja cerámica o del país. Completa, de esta manera, la fachada urbana de la Calle Díaz de Rábago, y armoniza con el casco antiguo de A Pobra.
  • El cuerpo que da al mar es de nuevos materiales: la piedra de mampostería del país se sustituye por cantería de granito de Mondariz, puesto sin cemento, el tejado es de chapas de cobre oxidado y la fachada al mar es una cristalera de aluminio azul y vidrio, terminado en punta de lanza. De esta manera, su forma en punta de lanza y aluminio azul ven a recordar la proa de los barcos que tiene frente de él.

El mencionado vidrio vertical, que discurre desde los cimientos hasta la cubierta, permite que entre el sol del sur directamente al fondo del edificio. Cuando se entra en el edificio, el haz de luz te ciega momentáneamente, lo que te permite advertir el paso de la zona antigua a la nueva…

Arquitectos

  • Carlos Henrique Fernández Coto